Buscar un vuelo ?

MI AEROPUERTO
  • Cerrar

  • position MADRID (MAD)



    RYANAIR | Opinión: prueba de un vuelo Tours – Londres Stansted

    QueVueloBarato.com | La redacción | Actualizado le 27 abr. 10
    vuelos baratos | Cabina de un Boeing 737-800 de la compañía Ryanair. © B.B
    Cabina de un Boeing 737-800 de la compañía Ryanair. © B.B

    ¿Cómo se desarrolla un vuelo con la compañía de bajo coste Ryanair? Se lo contamos a continuación.

    Vuelo Ryanair FR8869, realizado el 6 de febrero de 2010 entre Tours (TUF), situado en la región de los castillos del Loire y Londres Stansted (STN).

    El embarque

    Los pasajeros se apresuran durante el embarque. Los que han comprado la opción « priority boarding » (embarque prioritario) son los primeros en acercarse pero aún así deben hacer cola. El embarque se hace a pie. Se accede al avión mediante dos pasarelas en la parte delantera y trasera.

    Antes de despegar

    Muchos pasajeros limitan su equipaje a la maleta aceptada en cabina: el momento de recoger todas estas maletas es un poco laborioso. Una vez sentado, llama la atención el espacio muy reducido entre las dos filas de asientos. Delante, no hay ninguna revista, ningún folleto: no hay nada previsto para recoger sus cosas. Esta astucia permite una limpieza más rápida del avión. Lo único que encontramos es plano de evacuación está pegado en el asiento delantero. Se dan las consignas de seguridad con una grabación en los idiomas del país de origen y de destino.

    Durante el vuelo

    Los tripulantes de cabina de pasajeros (o « TCP ») distribuyen el menú y la revista de a bordo, Ryanairmag. Los volverán a recoger al aterrizar: se trata de ahorrar gastos en cuanto sea posible. (Consulte el menú en detalle en el artículo «  Ryanair | Precio de la comida y de la bebida a bordo »). Entonces empieza la letanía de las propuestas comerciales: venta de comida, de bebida, de billetes de lotería de rascar (« scratch cards »), de cigarrillos sin humo, de perfumes. Todo eso le resta tranquilidad al vuelo. Sin embargo, y a pesar de la actividad intensa, la cosmopólita tripulación parece relajada.

    Al llegar

    Nada más aterrizar, seis notas de trompeta anuncian triunfalmente que el vuelo llegó a la hora, lo que provoca automáticamente los aplausos de los pasajeros. En Londres Stansted, el desembarque se hace de nuevo a pie. El vuelo llega con algunos minutos de adelanto.


    X Al seguir navegando, Ud. acepta el uso de cookies propios y terceros. Saber más